Now Reading
Cómo convertirse en instructor/a de Yoga en 2023
Advertisements

Cómo convertirse en instructor/a de Yoga en 2023

Published: 28-09-2022 - Last Edited: 12-12-2022

mm
Cómo convertirse en instructor/a de Yoga

Pasos necesarios para convertirse en profesor de yoga

No es de extrañar que tanta gente quiera saber cómo convertirse en instructor de yoga. Es posible que hayas notado lo bien que te sientes después de una sesión de yoga, y hasta qué punto el yoga haya mejorado y potencialmente salvado tu vida. Te viene a la cabeza el pensamiento: “¿Cómo puedo compartir esto con otras personas? ¿Cómo puedo convertirme en profesor de yoga?”.

Así que, si has pensado en esta vocación, puede que te preguntes cómo conseguir tu certificación de profesor de yoga.

¿Cómo puedes ayudar a otros y transformar vidas como el yoga transformó la tuya?

El yoga es una experiencia profunda que ha ayudado a mejorar mi vida. Quiero ayudar a otros a ser capaces de experimentar por sí mismos el don de la atención y la autorreflexión.





Todos queremos marcar la diferencia y ayudar a los demás, pero no todos saben cómo hacerlo. Si alguna vez te has sentido así, preguntarte qué hace falta para ser instructor de yoga podría ser tu vocación.

Pero no te preocupes: cualquiera puede convertirse en instructor de yoga certificado si tiene acceso a Internet (y dinero).

Pasos para convertirse en profesor de yoga mediante una certificación de instructor de yoga

En este artículo hablamos de los diferentes caminos y consideraciones a tener en cuenta cuando tu amor por el yoga se convierte en una carrera. Esperamos resolver tus dudas y responder a la pregunta de cómo convertirse en profesor de yoga.

También puedes leer>>> Guía programa para formación de instructores de yoga.

El papel de un instructor de yoga titulado

La enseñanza del yoga va mucho más allá de la creación de secuencias y la enseñanza de posturas. El papel del instructor de yoga es crear un entorno seguro y enriquecedor, y guiar a los estudiantes a través de prácticas conscientes para calmar la mente y conectar con nosotros mismos.

Además de comprender la anatomía del movimiento y las complejidades de las posturas de yoga, un profesor de yoga también debe conocer e interiorizar la filosofía del yoga.

Por lo tanto, podríamos considerar que el papel de los profesores de yoga es doble. En un nivel más superficial, un instructor de yoga debe comprender el cuerpo humano para guiar los movimientos y las posturas con seguridad.

En un nivel más profundo, un instructor de yoga inspira a los estudiantes a vivir una vida consciente y crea una transformación sutil de los patrones de pensamiento.

Por qué formarse para ser instructor y obtener una certificación de profesor de yoga

Incluso si la enseñanza del yoga no es tu objetivo profesional, es posible que desees explorar cómo convertirte en un instructor de yoga para entender mejor el yoga y por qué tiene un impacto tan profundo en la vida de las personas.

No eres el único. Entre los más de 500 estudiantes que he certificado para convertirse en instructores de yoga, más de la mitad se habían unido a programas de formación de profesores de yoga para profundizar sus conocimientos o mejorar su práctica.

Mientras aprendes a ser instructor de yoga, exploras temas que rara vez se tratan en las clases de yoga, como la historia del yoga, la filosofía del yoga, la anatomía del yoga, las alineaciones en detalle y las técnicas de respiración.

Prácticas como el pranayama y la meditación, dos pilares significativos del yoga que suelen estar ausentes en las clases de yoga, suelen ocupar un lugar destacado en la formación de profesores de yoga.

Más allá de adquirir las habilidades para convertirse en instructor de yoga, realizar una formación de profesor de yoga supone una profunda transformación personal.

Cuando se desvelan los misterios del yoga, la mayoría de mis alumnos, que simplemente querían profundizar en su práctica, sienten cómo un fuego se enciende en su interior y les viene el impulso de compartir sus nuevos conocimientos con los demás enseñando yoga.

Cómo convertirse en instructor de yoga a la manera tradicional

Las escuelas formales de yoga no aparecieron hasta el siglo pasado. Antes de eso, y durante 5.000 años, aprender a ser instructor de yoga era algo parecido a convertirse en aprendiz de un gurú o maestro de yoga.

Los alumnos seguían a su gurú o gurús durante años, absorbían sus conocimientos y seguían sus enseñanzas. Luego, un día, el gurú los enviaba al mundo a difundir sus conocimientos.

Establecido en la década de 1940, el Instituto de Ashtanga Yoga de Sri K. Pattabhi Jois en Mysore, India, fue una de las primeras instituciones que formalizó las certificaciones de los instructores de yoga a través de este formato.

Los ashtangis, invitados a Mysore para practicar en el KPJAYI año tras año, durante semanas o meses, pueden recibir un día la bendición del instructor para ser un profesor de Ashtanga autorizado. Dirigida ahora por la hija y la nieta de Pattabhi Jois, la escuela sigue funcionando con este modelo.

Aparte del Ashtanga yoga, se puede aprender a ser instructor de yoga a través de un aprendizaje en cualquier estilo de yoga, siguiendo las enseñanzas de un instructor experto o gurú durante varios años.

Aprender a ser instructor de yoga a través de este modelo puede proporcionar un aprendizaje profundo de la práctica y la pedagogía a través de la imitación del instructor.

Sin embargo, también implica algunos desafíos críticos. La duración de la formación requerida puede durar muchos años, por lo que pasará tiempo antes de que la enseñanza del yoga pueda reportarte ingresos.

Dependiendo de los profesores que sigas, es posible que no recibas formación en áreas clave como la anatomía y la fisiología.

Si eliges esta vía para convertirte en instructor de yoga, considera la posibilidad de completar tu aprendizaje con una formación complementaria.

Cómo convertirse en profesor de yoga en el siglo XXI

Para entender cómo ha evolucionado el proceso de convertirse en profesor de yoga, desde los años de aprendizaje hasta la formación de un mes, tenemos que observar la evolución del yoga en el último siglo.

Durante la primera mitad del siglo XX se produjeron dos cambios fundamentales: El yoga se centró más en la práctica física de las asanas.

Durante el mismo periodo, este nuevo yoga “físico” se abrió paso en Occidente, ganando una popularidad cada vez mayor.

Para responder a la creciente demanda de profesores de yoga, empezaron a aparecer escuelas de yoga en todo el mundo. Se desarrollaron entonces programas para producir en masa instructores de yoga.

En la década de 1990, un grupo de instructores comenzó a discutir la necesidad de establecer un marco para convertirse en un profesor de yoga registrado y un estándar nacional para la formación de instructores de yoga. De ahí nació la Yoga Alliance US.

Hoy en día, el camino típico para convertirse en instructor de yoga es seguir una formación de profesor de yoga de 200 o 500 horas con una escuela de yoga de renombre.

Se ofrecen en varios formatos, con una duración que va desde unas pocas semanas hasta unos pocos años. Puedes elegir entre asistir a una formación de profesores de yoga en persona o a una formación online de profesores de yoga.

Seleccionar el curso de formación adecuado implica considerar el estilo de yoga que deseas aprender, el tiempo que estás dispuesto a dedicar y el entorno de aprendizaje del que quieres rodearte.

¿Debería elegir una escuela registrada en la Yoga Alliance?

Muchas certificaciones de formación de profesores de yoga están registradas con la Yoga Alliance en los Estados Unidos; otras están afiliadas a organizaciones como la Yoga Alliance Professionals, la Rueda Británica del Yoga, u organizaciones locales y regionales como Yoga Alliance Australia.

Algunos cursos de formación de instructores de yoga no están registrados ni acreditados por la Yoga Alliance ni, de hecho, por ninguna otra organización.

¿El aprendizaje para ser instructor de yoga tiene que ser con una escuela acreditada? Sí y no.

En el momento de escribir este artículo, el yoga sigue siendo una actividad no regulada.

Ninguna entidad gubernamental en el mundo ha implementado normas nacionales o regionales para convertirse en un profesor de yoga registrado. Aunque algunas compañías de seguros pueden pedir que te hayas formado en una escuela acreditada, la mayoría no lo hacen.

Y cuando llega el momento de encontrar trabajo, los profesores de yoga son contratados por sus habilidades, no por el sello de sus diplomas.

Organizaciones como la Yoga Alliance acreditan a una escuela de yoga registrada en base a la presentación y revisión de un plan de estudios que sigue una serie de normas, es decir, impartir un determinado número mínimo de horas por tema.

Después, si la escuela realmente ofrece este plan de estudios, o lo enseña en un formato práctico, o incluso el contenido exacto incluido en cada categoría de tema, ¡es otra historia!

Más allá de la asociación de la escuela con la Yoga Alliance u otra organización de yoga, comprueba la reputación de la escuela y conecta con antiguos alumnos para hacerte una idea completa y veraz de la calidad de su certificación.

¿Cuál debería ser la duración de mi primera formación para obtener una certificación como instructor/a de yoga, 200 o 500 horas?

Una de las primeras opciones al considerar la formación de profesores de yoga es si hacer una formación de 200 horas o de 500 horas.

Hoy en día, 200 horas de formación parecen ser el mínimo global requerido para ser reconocido como instructor de yoga.

Después de una formación de instructor de yoga de 200 horas, algunos profesores de yoga continuarán su aprendizaje con una certificación adicional de instructor de yoga de 300 horas.

Una formación de instructor de yoga de 500 horas es simplemente un curso de 200 horas más una certificación de instructor de yoga de 300 horas, a veces ofrecida conjuntamente como un curso de 500 horas. ¿Resulta confuso? La verdad es que no.

Puedes considerar tu formación de profesor de yoga de 200 horas como tu curso base para convertirte en instructor de yoga. Con tu diploma en la mano, ya puedes empezar a enseñar y ganar experiencia.

Una certificación de instructor de yoga de 300 horas es un poco como hacer un máster; amplía tus conocimientos o te permite especializarte en un estilo o enfoque concreto, pero no es obligatorio y no es para todo el mundo.

La recomendación que siempre doy a mis alumnos es que empiecen con una formación de instructor de yoga de 200 horas, y luego adquieran algo de experiencia en la enseñanza durante al menos un año antes de considerar un curso de 300 horas. ¿Por qué?

Porque la experiencia adquirida al impartir clases de yoga te permitirá acotar las habilidades o la especialidad en la que quieres centrarte y seleccionar la formación de 300 horas más adecuada para ti.

También puedes leer>>> Guía para formación de profesores de yoga.

¿Cuánto cuesta ser instructor de yoga?

Los precios de los cursos de certificación de instructor de yoga oscilan entre unos cientos y unos miles de dólares.

Muchos factores influyen en esta disparidad de precios: Si la formación es residencial o no residencial, presencial u online, el nivel de apoyo que ofrece el instructor, el número de estudiantes en un grupo, la experiencia de los profesores, la reputación de la escuela, etc.

Debes considerar cuidadosamente estos factores a la hora de seleccionar el programa adecuado.

¿Cuánto tiempo se tarda en llegar a ser profesor de yoga?

También aquí las respuestas varían mucho: aprender a ser profesor de yoga puede llevar desde unas semanas hasta unos años.

Los programas de formación de profesores de yoga se imparten en un formato intensivo, de tres a seis semanas.

Estos cursos de yoga suelen implicar un compromiso a tiempo completo y te sumergen por completo en la experiencia.

Te ayudan a mantenerte comprometido y a ver un rápido progreso en tu práctica.

Otros cursos de formación de profesores de yoga se imparten a lo largo de varios meses o años, y suelen incluir clases semanales o mensuales.

Aunque estos cursos a tiempo parcial suponen un periodo mucho más largo hasta que obtienes tu certificación de instructor de yoga, normalmente te permiten continuar con tus actividades normales mientras recibes tu formación.

El mayor tiempo de formación también te da mucho más tiempo de integración entre las clases.

Habiendo experimentado yo mismo ambos formatos y ofreciéndolos ahora a mis alumnos, no puedo decir cuál es mejor.

Cada uno ofrece grandes ventajas y se adapta a diferentes necesidades.

Antes de decidirte por una formación intensiva de profesores de yoga o por una a tiempo parcial, evalúa cuidadosamente el tiempo que puedes dedicar al curso y considera factores como tu estilo de aprendizaje, tu horario de trabajo y tus compromisos familiares.

Cinco pasos para convertirse en instructor de yoga y obtener una certificación

Convierte tu pasión por el yoga en una carrera profesional aprendiendo las habilidades que necesitas para enseñar a otros. ¿Listo para seguir tu pasión y dar el salto? Aquí tienes cinco pasos que te guiarán para convertirte en instructor de yoga:

1) Practicar yoga

Antes de considerar la posibilidad de convertirte en instructor de yoga, debes tener al menos una práctica básica de yoga.

Ya sea practicando en un estudio de yoga o en la comodidad de tu hogar, la formación de profesores de yoga supone que ya tienes un cierto nivel de conciencia corporal y un conocimiento básico de las asanas.

Si sólo has estado sobre la esterilla unas pocas veces, tu formación como instructor de yoga probablemente será abrumadora, ineficaz y potencialmente perjudicial.

Sin embargo, ¡esto no significa que tengas que ser capaz de hacer posturas acrobáticas avanzadas!

Si tienes un nivel de práctica de principiante a intermedio pero ya sientes la vocación de enseñar yoga, asegúrate de que la escuela con la que estudias te proporcionará el apoyo adecuado y una orientación segura.

2) Decide qué estilo de yoga es el adecuado para ti

Los muchos estilos de yoga tienen diferentes enfoques y abordan diferentes objetivos. Decide qué estilo de yoga te gusta más para poder enseñar lo que te gusta.

Valora lo que quieres aprender, como la filosofía tradicional, la anatomía funcional o las secuencias específicas. Todo esto te ayudará a acotar el programa de formación de profesores que mejor se adapte a ti.

3) Investiga diferentes escuelas de yoga

Como se ha mencionado a lo largo de este artículo, el precio no es el único factor a tener en cuenta a la hora de seleccionar el programa adecuado de formación de profesores de yoga.

Una vez que hayas decidido qué estilo de yoga quieres aprender, identifica algunas escuelas de yoga con las que resuenes y haz tu investigación sobre ellas.

Puedes tener en cuenta entre otros, los siguientes factores:

  • Filosofía de enseñanza
  • Nivel de apoyo
  • Tamaño de las clases
  • Experiencia de los profesores
  • Metodología de enseñanza
  • Métodos de evaluación y valoración

4) Comprométete con tu formación

Una vez que hayas seleccionado el programa adecuado, comprométete plenamente con tu aprendizaje. Asiste, toma muchas notas y haz preguntas. Doscientas horas pasan muy rápido, así que asegúrate de adquirir todos los conocimientos posibles para ser el mejor profesor de yoga que puedas llegar a ser.

5) Empieza a enseñar

Una vez que te hayas graduado y te hayas convertido oficialmente en un profesor de yoga certificado, empieza a enseñar de inmediato.

Aunque tu formación te dotará de conocimientos teóricos, el aprendizaje más significativo lo obtendrás impartiendo clases de yoga y comunicándote con tus compañeros profesores.

Puedes empezar dando clases dentro de tu pequeño grupo de amigos o anunciar a través de los grupos de Facebook de tu comunidad que vas a empezar a dar clases.

¡Lo importante es que empieces a construir tu confianza como instructor de yoga!

Aumenta tu confianza como profesor de yoga

Si no te sientes seguro enseñando después de tu formación como instructor de yoga o dirigiendo tus clases, identifica las áreas en las que necesitas más aprendizaje y considera tomar cursos de educación continua, como el programa puente de Zazyoga para profesores de yoga.

También es una buena idea desarrollar un plan sobre cómo diseñar y construir tu carrera, así que considera trabajar con una organización como el Yoga Pro Collective, que puede ayudarte a desarrollar tu propia hoja de ruta personal para tu carrera de yoga.

Lee más sobre qué hacer después de convertirte en profesor de yoga en este artículo [Soy un profesor de yoga certificado – ¿ahora qué? (próximamente :-P)].

Convertirse en instructor de yoga, pros y contras

Como el yoga tiene un impacto tan profundo en las personas, convertirse en instructor de yoga es una carrera gratificante.

Cada semana, recibo historias de mis graduados, compartiendo cómo sus clases han cambiado la vida de alguien.

Simplemente por eso, considero que tengo el mejor trabajo del mundo. Enseñar yoga es una vocación, un acto de servicio a los demás y una forma fantástica de influir positivamente en este planeta.

Sin embargo, entiende que este trabajo también puede ser física y emocionalmente exigente. Además de tus excepcionales habilidades de enseñanza, desarrolla límites saludables y gestiona y protege tu energía.

Muchos instructores de yoga luchan por crear una vida financieramente abundante. Como profesores de yoga, a menudo somos empresarios.

Nuestro trabajo consiste en enseñar y promocionar nuestras clases, gestionar nuestras finanzas y crear ofertas atractivas. Para maximizar el éxito de tu carrera, considera la posibilidad de encontrar un nicho, mejorar tus habilidades empresariales y mantenerte al tanto de las tendencias de la industria.

Sigue formándote y aprendiendo cosas nuevas sobre el yoga que te mantengan motivado y te hagan salir de tu zona de confort.

Lo esencial

Tanto si sientes la llamada a enseñar yoga como carrera, como si deseas profundizar en tus conocimientos o buscas conectar contigo mismo a través del yoga, convertirte en instructor de yoga es una experiencia profunda que impactará para siempre en tu vida.

Sin embargo, no he oído a nadie decir: “Me arrepiento de haber emprendido ese viaje en mis muchos años de formación como profesor de yoga”.

Para ser un gran profesor de yoga, tendrás que dedicar tiempo y esfuerzo a aprender todo lo posible sobre la práctica asistiendo a talleres, investigando y leyendo libros.

Lo más importante es que tendrás que adquirir conocimientos a través de la prueba y error. El yoga es más que las asanas; es una forma de vida. La espiritualidad y la filosofía también te ayudarán a construir tus bases a medida que progreses como profesor de yoga.

Además, no habrá ninguna organización que pueda expedir un certificado de crecimiento espiritual.

Por último, practicar yoga con regularidad te hará sentir más seguro, confiado y compasivo contigo mismo. Como instructor de yoga, experimentarás todo esto y más.

Ser profesor de yoga te permite conocer y socializar con personas de ideas afines. Sería una oportunidad fantástica para que tú y tus alumnos paséis tiempo juntos practicando yoga, aprendiendo nuevas técnicas y discutiendo sobre el yoga.

Practicar yoga con regularidad puede hacerte sentir más seguro, confiado y compasivo contigo mismo. Esto es algo que puedes experimentar fácilmente como instructor de yoga.

Si sientes la llamada a convertirte en profesor de yoga, mi consejo es: Responde a ella. Sudarás, llorarás y te cuestionarás todo lo que has hecho en tu vida.

Y al final, emergerás como la mejor versión de ti mismo que jamás hayas sido.

traducido del inglés por David Esteban

Arrow point up yoga practice