como despedirse, salir, terminar de una relacion toxica, complicada

mm
By: Sophie Parienti
Sophie Parienti's journey into the world of art, media, and communication began with her foundational education in France. After earning her Bachelor of Arts in Art History from the prestigious ...
Edited date: February 3, 2024Estimated reading time: 12 minutes

Estrategias para afrontar y sanar una relación complicada con uno de los padres

El vínculo que compartimos con nuestros padres puede ser uno de los más complejos y enrevesados que experimentemos en cuanto a dinámica de relación. La relación con nuestros padres está estrechamente vinculada a nuestro crecimiento emocional y psicológico, y puede tener una gran influencia en las personas en las que nos convertimos.

Nuestros padres son las primeras personas importantes de nuestra vida y, para muchos de nosotros, su influencia en quiénes somos y en cómo entendemos el mundo que nos rodea es profunda.

Al mismo tiempo, la relación con nuestros padres también puede ser una fuente de conflictos y tristeza cuando aprendemos a navegar por las complejidades de la dinámica familiar. A veces recogemos patrones de comportamiento inconscientes de nuestros padres, sobre todo cuando somos niños, porque tendemos a creer todo lo que nos dicen, ya sea sobre nosotros mismos, nuestra familia o el mundo.

A continuación, explicaré cómo gestionar y sanar los problemas derivados de una relación problemática con nuestros padres y por qué puede ser tan difícil navegar por estas relaciones. También exploraré algunas soluciones para superar estos retos.

En última instancia, el objetivo es averiguar cómo seguir adelante de forma sana y positiva. Se trata de reconocer que nuestros padres son un componente esencial de nuestras vidas y que podemos elegir sacar el máximo partido de esta relación, aunque en ese momento pueda parecer difícil.

Comprender las dificultades de tener una relación complicada con nuestros padres

Nuestros padres influyen significativamente en cómo construimos nuestra identidad, y tienen un efecto similar en el desarrollo de nuestro sentido del yo y nuestra perspectiva del mundo.

Tanto si nuestros padres nos causaron daño como si no, y tanto si han sido las figuras de apoyo que queríamos que fueran, sin duda habrán influido en las personas que somos hoy.

Comprender las dificultades por las que atravesamos es uno de los primeros pasos para transformar nuestra problemática relación con nuestros padres.

Reconocer que nuestros padres son seres humanos con sus defectos y límites y que pueden haber cometido errores en su crianza debido a sus propias experiencias infantiles puede ser una parte importante de este proceso.

Podemos ajustar nuestra percepción de la situación una vez que nos damos cuenta de que nuestros padres pueden tener problemas o traumas sin resolver. Podemos mejorar nuestra relación con ellos cuando somos plenamente conscientes de que este trauma puede haber mermado su capacidad de estar presentes y ser útiles en nuestras vidas.

Estrategias para afrontar y reparar una conexión tensa con nuestros padres

En cuanto seamos plenamente conscientes de los problemas de nuestra relación con nuestros padres, podremos empezar a establecer técnicas para afrontarlos y sanarlos.

Sigue los siguientes consejos para fortalecer el vínculo con tus padres y establecer nuevas pautas de amor propio.

Establecer objetivos

Establecer objetivos claros que te gustaría cumplir en la relación con tus padres puede ayudarte a progresar de forma constante hacia la mejora de la dinámica de la relación a lo largo del tiempo. Puede implicar establecer límites, encontrar métodos de comunicación más eficaces o ayudaros mutuamente en momentos de necesidad.

Cuidar de uno mismo

Una de las cosas más importantes que podemos hacer cuando nos enfrentamos a una relación difícil con nuestros padres es cuidar de nosotros mismos.

Esto puede consistir en establecer límites, buscar el apoyo de amigos o de la comunidad y descubrir formas saludables de gestionar nuestras emociones y el estrés.

Busca el consejo de un experto en salud mental si las dificultades que experimentas con tus padres te generan una gran preocupación. Encontrar formas saludables de gestionar tus emociones y el estrés, como el ejercicio, la meditación o escribir un diario, puede ser beneficioso.

Trabajar estas dificultades y procesarlas en un entorno seguro y alentador, tal vez con un terapeuta o consejero, puede ser una forma constructiva de abordar tu curación.

Aprender a perdonar

El perdón es vital para curar las heridas y seguir adelante con la vida después de una relación traumática. No se trata de aceptar o condonar las acciones o comportamientos de tus padres; en cambio, se trata de dejar ir la amargura y el odio que puedas estar albergando hacia ellos, lo que no te permite sentirte libre para amarlos tal como son.

Aprender a perdonar puede ser una forma poderosa de liberarte de emociones y sentimientos negativos, como la ira, el resentimiento y la amargura. Cuando perdonas a alguien, estás dejando atrás el pasado y liberándote de emociones negativas. Puede ayudarte a avanzar y a centrarte en el presente y el futuro en lugar de obsesionarte con el pasado.

Perdonar no es lo mismo que olvidar o aprobar las acciones del progenitor que te hizo daño. Es un proceso que implica reconocer el daño y luego tomar la decisión de dejar ir la ira y el resentimiento. Tampoco es necesario tener contacto con ese progenitor; el perdón puede producirse aunque la persona ya no exista o no tengas ningún contacto con ella.

Para perdonar, puedes intentar lo siguiente:

– Reflexiona sobre tus sentimientos y la situación que los provocó. Reconoce el daño y el dolor que has experimentado.

– Practica la empatía: intenta comprender la perspectiva de tu progenitor. Puede ayudarte a ver que puede haber actuado movido por el dolor y la herida.

– Deja de lado la necesidad de tener razón o de vengarte.

– Practica la autocompasión y el autocuidado.

– Considera la posibilidad de acudir a terapia o asesoramiento para procesar tus sentimientos y trabajar el perdón.

Ten en cuenta que el perdón es un proceso y puede llevar tiempo. Es esencial que seas paciente y amable contigo mismo mientras trabajas en el proceso.

Hablar

strategies coping healing difficult relationship parent

Una de las formas más eficaces de resolver las dificultades en la relación con nuestros padres es hablar libre y honestamente con ellos.

Si lo haces, podrás abordar varios problemas en tu relación. Podría incluir hablar abiertamente de vuestras emociones y preocupaciones y encontrar formas de escuchar y comprender mejor los puntos de vista del otro.

Sin embargo, para ello tienes que ser capaz de comunicar tus emociones y preocupaciones de un modo que no resulte amenazador para tu progenitor.

Utilizar la metodología de la CNV

A la hora de tratar tus problemas con un progenitor, es fundamental que te comuniques de forma asertiva, pero sin confrontación, para que el mensaje se reciba. Significa expresar los sentimientos y preocupaciones de forma clara y directa, siendo respetuoso y empático con el punto de vista del progenitor.

Evite culpar o criticar a su progenitor, ya que podría ponerse a la defensiva y ser menos propenso a escuchar lo que tiene que decir. En su lugar, céntrate en cómo te afecta su comportamiento y en cómo te gustaría que cambiaran las cosas.

La metodología de la Comunicación No Violenta (CNV), también conocida como comunicación compasiva, fue desarrollada por el psicólogo estadounidense Marshall Rosenberg. Su enfoque se basa en la idea de que todos los seres humanos tenemos la capacidad de sentir compasión y que la comunicación no violenta es una forma de expresar nuestras necesidades y sentimientos de un modo que probablemente sea escuchado y comprendido por los demás.

Aprender e integrar este método de CNV en su estilo de comunicación hacia un progenitor puede mejorar drásticamente la calidad del intercambio entre ustedes, aunque su progenitor nunca lo sepa.

Establecer límites claros

Establecer límites en nuestras relaciones y dar prioridad a nuestras necesidades no es un acto de egoísmo. Establecer límites en nuestras relaciones significa comunicar con qué nos sentimos cómodos y con qué nos sentimos incómodos, y luego limitar lo que toleraremos y lo que no. Dar prioridad a nuestras necesidades garantiza que serán tenidas en cuenta y satisfechas, y nos ayudará a dejar de anteponer las necesidades de nuestros padres a las nuestras.

Estas acciones no son egoístas, sino una parte sana y necesaria de cualquier relación. Ayudan a garantizar que todas las partes se sientan respetadas, valoradas y escuchadas, lo que en última instancia conduce a una relación más plena y satisfactoria.

Recuerde que establecer límites y dar prioridad a nuestras necesidades no significa ser egocéntrico o descuidar a los demás, sino crear un equilibrio que permita el respeto y el bienestar mutuos.

Heaquí algunos consejos para establecer límites de forma constructiva:

-Identifica qué límites necesitas: Tómate un tiempo para pensar qué límites específicos necesitas en la relación con tus padres. Podría incluir establecer límites sobre la frecuencia con la que os comunicáis, los temas que trataréis y cómo esperas que te traten.

-Comunica tus límites con claridad: Una vez que los hayas identificado, debes comunicárselos a tus padres. Sé directo y asertivo, pero también estate dispuesto a escuchar su punto de vista.

-Sé coherente: Una vez que hayas fijado tus límites, es esencial que te ciñas a ellos. La coherencia es vital a la hora de imponer límites, y ayudará a tus padres a entender que te tomas en serio los cambios que quieres hacer.

-Prepárate para la resistencia: Es posible que tus padres no apoyen tus límites al principio. Prepárate para la resistencia y estate dispuesto a ceder si es necesario.

-Dale tiempo: El cambio lleva su tiempo, y establecer límites con tus padres puede ser gradual. Sé paciente y no te desanimes si las cosas no cambian de la noche a la mañana.

-Busca ayuda profesional: Si te resulta difícil establecer límites o comunicarte con tus padres, considera la posibilidad de recurrir a un terapeuta o consejero. Pueden ofrecerte orientación y apoyo para ayudarte a desenvolverte en estas conversaciones y relaciones difíciles.

Así que establece límites claros y prepárate para hacerlos cumplir si es necesario. Pero ten en cuenta que el cambio requiere tiempo, paciencia y un proceso de ensayo y error.

Buscar apoyo

Otra táctica a considerar es pedir ayuda a otras personas, ya sea en terapia, grupos de apoyo o el consejo de amigos de confianza y otros miembros de la familia. Es esencial buscar y establecer relaciones de apoyo que puedan prestar un oído comprensivo y una presencia atenta en los momentos difíciles.

Cuando nos enfrentamos a los problemas derivados de tener una relación difícil con nuestros padres, puede ser bueno contar con una red de personas a las que acudir en busca de apoyo.

Sea paciente

Ser paciente y tomar un día a la vez es, en última instancia, la estrategia más eficaz para averiguar cómo seguir adelante cuando nos enfrentamos a una relación problemática con un padre. Con el tiempo y el esfuerzo suficientes, es posible superar los obstáculos que supone tener una mala conexión con nuestros padres y encontrar una forma de avanzar que sea sana y constructiva para todas las partes implicadas. Puede que no sea una tarea fácil, pero es factible.

Asúmelo como un viaje vital.

Es posible encontrar una forma de avanzar y establecer una relación más sana y positiva con nuestros padres, aunque navegar por una relación complicada con nuestros padres puede ser un viaje a veces desafiante y emocional.

Reconocer que la conexión con nuestros padres es un viaje y que habrá altibajos a lo largo de la ruta es vital para encontrar un camino hacia delante puede ser tranquilizador. Prepárese para los altibajos en el camino hacia una mejor relación con ellos y sepa que, aunque pueda haber algunas recaídas, puede llegar a estar realmente más conectado.

Por último

Deberíamos cultivar la gratitud y concentrarnos en las partes positivas de nuestra relación con nuestros padres, independientemente de lo triviales que puedan parecer esas cosas. Tiene el potencial de ayudarnos a cambiar nuestro punto de vista y concentrarnos en los aspectos positivos de nuestras vidas.

Podemos construir una relación más satisfactoria y solidaria para ambos si, en primer lugar, tomamos conciencia de los problemas que estamos experimentando actualmente, ideamos métodos para superarlos y recuperarnos de ellos y buscamos ayuda y consejo por el camino. Es esencial recordar que nuestros padres son seres humanos, como todos nosotros, y que tienen sus propios defectos y límites.

El perdón y la comunicación sincera son dos cosas que pueden ayudarnos a saber cómo seguir adelante. Podemos encontrar la manera de hacerlo de forma positiva y sacar el máximo partido de esta relación tan importante en nuestras vidas si tenemos paciencia, comprensión y voluntad de mejorar nuestra conexión.